domingo, 2 de junio de 2013

En cuál tipo de amor creer en las historias románticas

Hace mucho que escribí esto, es como un artículo de opinión. Espero que lo lean y compartan conmigo lo que ustedes piensan ;)


¿En cuál tipo de amor creer en las historias románticas?
                Siempre he sido una lectora del romance en distintos géneros, amo los libros así, pero como escritora nunca me he atrevido a narrarlo. ¿Por qué?
                La razón es que no sabía en qué tipo de amor creía, creo en el amor de familia, en el amor de una madre para con su hijo, pero en cuanto al amor de relaciones, me preguntaba siempre ¿Cuál es el más adecuado? ¿En cuál creer? Y cuando me planteaba una idea acerca de ese tipo de amor, volvía preguntar ¿será que existe?
                Así que con ayuda de los libros, comentarios, y la más importante ayuda: la observación, noté que existían muchos tipos de amor en cuanto a las parejas, y por lo tanto, también existían muchas historias que reflejaban cada uno de ellos. 
                Hay mucho amor trágico, ese en el que los protagonistas se aman incondicionalmente como nunca antes han amado a otra persona, pero que siempre termina en un no-final-feliz, y me encontré pensando en que me gustaba ese tipo de amor… Porque cada vez que leía una historia de ese tipo, sí percibía los intensos sentimientos que experimentaban los protagonistas, comprendía sus reacciones y siempre terminaba diciendo: fue una bonita historia aunque no tuviera final feliz. ¿Por qué pensé esto? Porque ellos vivían al máximo lo poco o mucho que duró su relación, aprovechaban mientras duraba el momento y casi nunca pensaban en el mañana, sólo se destinaban a sentir… Cosa que le falta mucho a la humanidad hoy en día, disfrutar un poquito más mientras se pueda, y después ser feliz por lo que fue. Pero estoy hablando de historias… Así que, el amor trágico es uno de mis favoritos.
                Entonces, creo en los romanes trágicos en todas las historias que lo tengan.
                También está el amor fugaz, el que llega y se va. Ese que en un momento es tan profundo e irrevocable, pero que sí tiene un poco de cordura filtrada entre sus emociones… Puede ser duro y voraz, puede ser pasional, pero solo falta un mal paso para que se desmorone y ya no pueda recuperarse. Me gusta este tipo de amor, porque aunque quisiera nunca podría ser dominado por el masoquismo, nunca podría ser capaz de soportar cosas que no hay que soportar, y de esa manera, aquél amor bonito y fugaz nunca podría ser dañado por cicatrices, por fracturas que intentan ser reparadas… Eso es lo que siempre sucede, se siente algo hermoso, luego se daña, y al intentar repararlo, no se hace más que afectar lo que una vez gustó. He visto muchas historias que representan este amor, y aunque no es de mis favoritos, es el que más respeto.
                A medida que voy escribiendo esto, pienso en historias individuales, que me hacen querer mencionar un poco de qué y cómo se vivió ese amor que me hace recordarlas, pero son muchas, y no me da tiempo o espacio para narrarlas.
                Soy del tipo observadora, y un poco egoísta, creía que por más que quisieras a una persona… si ESA persona te fallaba, no había vuelta atrás, tal como el amor fugaz… Y quizás suene muy cliché, pero he encontrado el tipo de amor en el que creo, de las historias, por supuesto.
                Es aquél que enfrenta todo obstáculo, que al principio suele ser negado, o que quizás nunca empieza bien. Es aquél que va creciendo a pasos de vencedores, se hace más fuerte segundo a segundo… Y que madura, que sufre, y una vez herido: aprende. Que termina en un final feliz, que tiene mucha visión de ser para siempre y no fugaz, que trabaja en conjunto con el perdón y el olvido, que hace una pausa en su recorrido para analizar… para pensar. Pero que aún así no deja que ese pensamiento se incluya en sus acciones, que vive pensando en el presente y en el mañana… Porque su visión del futuro siempre es una parte importante, siempre y cuando el futuro sea junto a esa persona. Ese tipo de amor simplemente me dejó pasmada, pensativa, fascinada, porque entendí que ese tipo de amor era el que sí existía… El que veía yo diariamente, el que leí en más de cincuenta libros, el amor en el que todos querían creer. El amor que no era perfecto, que también era capaz de dañar como ningún otro, pero que era lo suficiente fuerte para aceptar sus errores y hacer lo que fuese necesario para cambiar, no era el que intentaba reparar cicatrices, era el que necesitaba pagar por ellas, y merecerse así, una oportunidad, no de reconstruir, sino de sanar todas esas marcas.
                Creí en ese amor de historias, lo he visto, no lo he vivido, pero sé que al mirar un poquito más allá de mi nariz, siempre estará presente.
                Así que escribiré, un día de estos, una buena historia de romance con la que esté satisfecha, y sin duda algunas, será éste tipo de amor el que utilice.
                Ahora, ¿En cuál tipo de amor crees tú en las historias románticas?
Sé que no he hablado de todos, porque esto sería intenso, pero puedes agregarlos si eso deseas.


1 comentario:

  1. Tienes un premio pasa a recogerlo a http://anescris.blogspot.com.es/2013/06/mis-premios-al-blog.html

    ResponderEliminar